Del cajón de un escritorio a un sindicato clasista

En la década del ’70, la primera incursión sindical de los trabajadores de prensa de San Francisco fue a través de los compañeros Mario Medina y su esposa, Teresita Capdevielle, quienes trabajaban en el diario La Voz de San Justo y pertenecían al Sindicato de Prensa de Córdoba.
Por Comisión Directiva Cispren San Francisco

66En la década del ’70, la primera incursión sindical de los trabajadores de prensa de San Francisco fue a través de los compañeros Mario Medina y su esposa, Teresita Capdevielle, quienes trabajaban en el diario La Voz de San Justo y pertenecían al Sindicato de Prensa de Córdoba.

Era una época en la que en el matutino, propiedad de la familia Martínez, ya había trabajadores afiliados e inclusive algunos de los miembros del grupo familiar también se afiliaron y contaban, al igual que los trabajadores de ese medio, con la obra social sindical. En esto último mucho tuvo que ver la intermediación de Paco Fernández, dirigente gremial de prensa, que sin dudar propuso que afiliaran a todos los trabajadores de La Voz de San Justo y a los propietarios que se desempeñaban en relación de dependencia en ese diario con inserción en el este cordobés y oeste santafesino.

Años después, a medida que se sumaban nuevos trabajadores al diario, se los afiliaba y los compañeros Héctor Gudiño, Walter Genero, Juan Andrisano y Pedro Álvarez (de LV27 Radio San Francisco) tomaron asiduo contacto con Selva Díaz, empleada del Sindicato de Prensa que por entonces tenía su sede sindical en Avenida Olmos de la capital provincial (donde entre otros militaban los compañeros Oscar Beguán y Paco Fernández) y, a través de Selva, se estableció una red de entrega de órdenes de consulta para que los compañeros de San Francisco ya no tuvieran que viajar a Córdoba para recibir las órdenes de visita a los médicos.

67Fue así que Héctor Gudiño (a la postre secretario general del sindicato), se tomó el trabajo de visitar uno por uno a los médicos de las cuatro clínicas privadas de San Francisco, con la finalidad de hacerles conocer la obra social de los empleados de prensa. Paralelamente, la obra social y el sindicato funcionaban en el segundo cajón del escritorio de Gudiño, en la sección Corrección de la Voz de San Justo, que compartían con la compañera Liliana Coletti. Allí se almacenaban las órdenes y la documentación relacionada con la tarea sindical y se las entregaba a los afiliados.

Luego se produjo la fusión entre el Sindicato de Prensa y el Círculo de Periodistas que dio nacimiento al Cispren y en 1993 el Cispren San Francisco comenzó a funcionar en su sede de Belgrano 2443. Posteriormente, en 2001 la sede sindical se trasladó a calle San Luis 68 y en la actualidad el sindicato se encuentra ubicado en Pellegrini 756.

Una de las primeras tareas de formación que se llevaron adelante en la década del ’90 fueron los cursos de locución a cargo de Mario Luna, como así también infinidad de exposiciones de artistas plásticos locales y de la región, talleres de escritura y narración, cursos de investigación y redacción periodística, entre otros.

Durante la gestión como secretario general de Héctor Gudiño se llevó a cabo la realización de un ambicioso plan de 111 viviendas que se comenzó a ejecutar en 1994 y fue inaugurado en septiembre de 1997, conocido como barrio Dante Panzeri, en honor al reconocido periodista deportivo con trayectoria en La Voz de San Justo y otros medios de alcance nacional, fallecido en abril de 1978, menos dos meses antes del comienzo del Mundial de Fútbol de la Argentina durante la última dictadura militar, convertido en una de las escasas voces que cuestionaban la realización de ese acontecimiento.

También se inauguraron los consultorios “Raúl Banchio” -en memoria de otro gran dirigente sindical que tuvo nuestro gremio-, los que hasta el momento son referencia obligada para una atención primaria de la salud de nuestros afiliados.

Ya son tres décadas de presencia del Cispren en San Francisco y se ha transformado en ese sindicato que muchos compañeros soñamos construir, capaz de dar respuesta en cuanto a la defensa salarial y laboral de los trabajadores pero también comprometidos con cuanta lucha y conflicto social exista, porque no somos neutrales y nos reconocemos parte de la clase trabajadora que construye su propio camino hacia la liberación definitiva de nuestro pueblo.


 

Por Comisión Directiva
Cispren San Francisco